lunes, 8 de noviembre de 2010

El Partido logra que no se contamine al pueblo vasco con la Copa españolaza

Que decir, bravo por el Partido y por la pureza racial megavasca.


EL PNV impide que la Copa del Mundo conquistada por la selección española de fútbol se exhiba en Bilbao

La Copa del Mundo de fútbol que la selección española conquistó el pasado mes de julio, no podrá ser admirada por todos los bilbaínos. Así lo ha decidido la Comisión de Cultura y Euskera de las Juntas Generales de de Vizcaya, con mayoría del PNV, ante una propuesta del Partido Popular, apoyada por los socialistas vascos, que solicitaba a la Diputación vizcaína que iniciara los trámites necesarios para que la gira que está realizando la Copa del Mundo por múltiples ciudades de España incluyera una escala en Bilbao.

De esta forma, el Partido logra proteger al pueblo vasco de la injerencia españolaza. Algunos podrían aducir a la libertad individual y estas tonterías, pero el Partido sabe muy bien que hace falta una mano firme y una banda terrorista para enderezar el camino a la independencia y hacia la euskaldemokratzia. Esto es un claro acto político alentado desde la malvada Hispania, en otro intento de españolizar las mentes de los menores. Es consabido que el Partido y a los auténticos vascos no les gusta mezclar deporte y política, por lo que solo queda aplaudir para celebrar esta noticias





Diputados del PNV con la camiseta del Athletic ante el congreso
en Madrid



Además, es también archisabido que en Euskalherria nadie celebró aquel mundial a todas luces amañado.
Final Copa Del Mundo, plaza Moyua, Bilbao

Bravo por la euskal-libertad, la que el Partido diga que debe ser; esa, y solo esa!!

9 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Señor Ogro la diferencia entre la mentalidad "democrática" de los peneuveros y la de Stalin, es NULA.
¿Para qué sirve la libertad? que dejera Lenin, cuando siendo únicos directores espirituales y políticos de los BASKOS de bien, es ocmo se consigue que la peste maketa no contamine a las nativos.

Lástima que ya no quedan casi, salvo tres o cuatro, peneuveros con apellidos vascongados. Ni se sepa de qué caserío de la Gran Euskadi descienden porque las ubicaciones de sus abuelos están en los ferroviarios italianos, en los extremeños y zamoranos de Altos Hornos, y ultimamente en los nigerianos, chinos, ecuatorianos y rumanos.

Señor Ogro. dijo...

Don Javier, siguiendo lo que comenta de Stalin, el PNV nos quiere endiñar la llamada "democracia avanzada", invento comunista que viene a decir que se puede votar al Partido, o al Partido.

aspirante dijo...

Gracias a Jaungoikoa que el Partido vela por la salud moral de los euskal-herríacos!

Señor Ogro. dijo...

Aspirante, no debemos dudar el que para los polikarpos este asunto de no dejar ver la copa tiene un caracter practicamente moral.

Porque para ellos no tiene explicación moral o lógica el que un vasco quiera disfrutar de aquella épica victoria.

Estoy convencido que durante el mundial más de uno de estos polikarpos tuvo dolores de úlcera.

Reinhard dijo...

En Cataluña ocurrió algo parecido durante el Mundial: una marea roja recorría las calles para úlcera y dolores de cabeza de unos políticos nacionalistas que creían tener controlada su feliz Arcadia.

Josito dijo...

Yo creo que son unos catetos. Y su catetada perjudica a un montón de bilbaínos que quisieran ver de cerca la Copa del Mundo ganada por SU selección.
Saludos.

Señor Ogro. dijo...

Reinhard, efectivamente, esas arcadias totalitarias suelen durar el tiempo que logren evitar la libre-expresión. En el momento en el que la gente pierde el miedo al sistema (ETA es parte del sistema), zas.. se acabó, resulta que no hay arcadia, y que el mandamás no tiene tanto apoyo.

Josito, los bilbainos por esto de la copa.. los vitorianos lo fuimos en su dia por el tema de no pasar la vuelta ciclista a España, y en san sebastian habrá pasado algo del estilo fijo. Y suma y sigue, se trata de aislarnos en la fantasía polikarpa, según la cual somos como Axterix rodeado y separado de los romanos.

inisfree dijo...

Ni me había enterado, señor Ogro. ¡Qué patética gentuza pueblerina y uniceja! ¡Qué penoso alarde de estupidez y ombliguismo! Con lo guapos que hubieran quedado fotografiándose con la Copa del Mundo, tocada con una chapela...

Señor Ogro. dijo...

Inesfree, según un nacionalista se acercara a la copa del mundo, sufriría los mismos efectos que un vampiro suelto de repente en mitad de una playa soleada.

De ahí que el Partido haya decidido privar al pueblo vasco de tan malvada, maligna reliquia.