lunes, 28 de febrero de 2011

La educación vasca da los frutos perseguidos

Que Euskadi siempre ha tenido una hedukación superior no está sujeto a debate. El sistema de ikastolas y la consejería de educación de Sabin-Etxea ( a veces confundida con su delegación en gobierno vasco), conformaron hace ya décadas un sistema escolar que garantizara la necesaria trepanación inserción de valores nacionalistas vascos y eusko-morales, amen de unos conocimientos universales como geografía vasca-vasco, batua, tradiciones megavascas, cocina vasca, historia vasca, tamboriles vascos y danzas vascas-vascos.

Es un orgullo mostrar esta noticia que muestra en todo su esplendor los frutos logrados por 3 décadas de hedukación del Partido:


ENCUESTA DEL GOBIERNO VASCO
Ni amenazados ni etarras como vecinos

Los encuestados, de 15 a 29 años, expresan un rechazo similar a tener como vecino a un miembro de ETA y a alguien acosado por ella

La encuesta, elaborada en colaboración con el Observatorio Vasco de la Juventud, organismo dependiente de la consejería de Cultura, plantea la espinosa cuestión en los siguientes términos: «Dime si te importaría o no tener como vecino o vecina a alguna de las siguientes personas». Los neonazis/extremistas de derecha son el colectivo más incómodo (el 62% de los encuestados los rechaza como convecinos), seguido de los miembros de ETA (55%) y de los amenazados por la banda terrorista (51%).

Sabino estaría orgulloso de este pueblo, que tanta enjundia moral tiene, y que tan fielmente sigue a las políticas del Partido, esas políticas de situarse entre la violencia del que pega el tiro, y la violencia del que la recibe por no querer rendirse o irse, ambas violencias igualmente lamentables e injustificables, como tantas veces el Partido ha dejado entender. En la equidistancia está la euskalmoral y la sabinojusticia. Y así lo defiende además la iglesia euskal-católika, que naturalmente nada tiene que ver con el vaticano, cristo y resto de maketos, de boca de los eusko-obispos,herriko-curas y gazte-seminaristas.


Las Sabino-jügend no podrían estar más orgullosos de tanta
chavalería afín al ideario del Partido.

Euskalherria avanza, el sistema funciona.

10 comentarios:

Reinhard dijo...

Es sin duda la equidistancia, entre la virtudes nacionalistas, la que mayor expresión tiene y la que más ha calado en el personal; ahí está, sin ir más lejos, aquella Pelota Vasca que llevaron al cine.

Javier Tellagorri dijo...

Has dado en el clavo : la cobarde población vasca, con muchísimos más maketos euskaldunizados y alfabetizados por las ikastolas en el único idioma eusko-moral que se puede utilizar, practica a la perfección la EQUIDISTANCIA, de forma que tan mal son vistos (aunque no mucho) los pistoleros como los familiares de los que se dejan asesinar.

Las imágenes son una gozada y un fiel reflejo de la realidad, con esos "payasos" adoctrinadores qie salina en la Telechistu y ahora ya van a las ikastolas en directo.

Decían que al pueblo alemán iba a ser muy dificil desnacificar, pero es que aquí va a resultar igual de dificil que en Afganistan a los talibanes.

Señor Ogro. dijo...

Reinhard, efectivamente, esa equidistancia repugnante todo lo recubre, como una capa de aceite de estas que no hay quien la limpie. Sin esa capa lubricante, regularmente mantenida desde gobierno vasco y desde la "moderación" del Partido, cabe preguntarse muy seriamente si ETA seguiría existiendo.

Señor Ogro. dijo...

Don Javier, lamentablemente tengo que darle la razón en el uso de la palabra "cobarde". No se puede exigir a la gente ser heroes, pero de ser un heroe a ser un cobarde hay un buen trecho. El nacionalismo ha devorado la buena imagen del vasco noble, limpio, responsable, capaz de liderar gestas, el primero de los españoles, de palabra recia. Ahora somos una sociedad donde se educan asesinos y donde se practica la equidistancia.

Al igual que la Alemania nazi, sin la colaboración necesaria de buena parte de la población civil, no se podría haber hecho tanto mal.

Natalia Pastor dijo...

Lo realmente preocupante y que denota el envilecimiento moral de la sociedad vasca, es que se equipare a asesinos y víctimas a la hora de catalogarlos como una "molestia" o alguien no deseable de ser vecino.

Llegados a esos extremos no hay equidistancia que valga, si no que estamos ante una nauseabunda complicidad basada en el silencio ominoso y cobarde.

Señor Ogro. dijo...

Natalia, naturalmente. Esa equidistancia solo tiene un fin: apoyar al violento, al agresor, ya que comparten fines. La equidistancia es el recurso o del cobarde o del partidario de lo inmoral, no hay más.

Y cuando llamamos a los etarras los "hijos pródigos", a recordar que no exageramos, ni mentimos; es que es así.

castelar dijo...

Reconozco que últimamente estoy perdido en mí mismo, algo desconectado del mundanal ruido. Y me he quedado anodadado con el dato que nos muestras.
Alucinante.
Ahora entiendo aún más aquello que me comentaste hace unas semanas de que no son sólo los 4 gatos que apuntan a las nucas los que cuentan.

José Antonio del Pozo dijo...

Muy oportuno recordatorio, sr Ogro, porque el control de la educación es la madre del cordero y de la serpiente, y de las nueces que del arbol recogen los del Partido.
Saludos blogueros

Señor Ogro. dijo...

Castelar, un dato que suele tender a obviar, es que ETA no ha sobrevivido por contar entre sus filas con tipos especialmente inteligentes, sino que ha sobrevivido porque nunca le ha faltado un torrente de gentes que aprovisionaran sus filas.

Y ese torrente ha sido profusamente cuidado por el llamado nacionalismo "moderado". El PNV/EA han propugnado la equidistancia, lo que llaman ellos el "conflicto", que en el fondo es una forma soterrada de apoyar al que pega los tiros mientras por otro lado se adormece cualquier respuesta social.

Solo hay que acordarse del pavor nacionalista tras la revuelta social con lo de Miguel Angel Blanco.

Señor Ogro. dijo...

Don Jose Antonio, desde luego la educación es la madre de la serpiente, pero no olvidemos otras cosas hechas desde ciertos partidos que han gobernando esta C.A. desde hace 3 décadas. Me refiero a la financiación, legal pero inmoral, de "sucursales" batasunas en forma de subvenciones culturales, etc.

Esto es, el alimentar y calentar ese huevo de la serpiente, con el dinero de los impuestos.