jueves, 15 de septiembre de 2011

El genuino Vasco se materializa

Hoy amigos de la frenología, queremos presentaros al prototipo de vasco genuino, auténtico. Tan solo ultravascos como Arzalluz, Otegui, Ternera, Egibar, Urkullu y unos pocos elegidos más, llegan a la pureza racial y de Rh-, de la que goza este vecino de Oñati:



Diez meses de espera para una colonoscopia hasta ser atendido en euskera

6 de junio de 2010. El médico de familia de Kepa Elortza Odriozola, un vecino de Oñati, le da un volante para que acuda cuanto antes al especialista de Digestivo, tras haberle detectado sangre en las heces. Diez meses después, el 13 de abril de 2011, el paciente se somete a una colonoscopia en el hospital Alto Deba, que atiende a la población de la comarca de Arrasate-Mondragón.

No es un caso de demora incomprensible por colapso de la lista de espera, ni se debe a que se traspapelara la petición. Nada de eso. La única razón que explica los diez largos meses que Kepa estuvo sin ser visto por un especialista es que exigía comunicarse en euskera con el facultativo. Al no haber ninguno bilingüe en su centro de referencia, los meses fueron pasando. «El 5 de noviembre, el hospital le envía dos opciones de consulta: una para el día 8 en Mondragón con un médico castellanoparlante y otra para el 15, en Vitoria, con uno euskaldun», relata el diputado de EA Juanjo Agirrezabala, quien ha trasladado esta historia al Parlamento vasco con el fin de pedir al consejero de Sanidad que explique «cómo va garantizar los derechos lingüísticos de este y otros muchos ciudadanos».

«Me negué a ir a Vitoria. Si mi hospital es el de Mondragón, ir al de Txagorritxu me parecía aceptar un chantaje», comenta el propio Elortza a EL CORREO. Así que respondió a Osakidetza con un doble escrito. De un lado, denunciaba que las dos citaciones se hubieran redactado solo en castellano y, además, insistía otra vez en ser visto por un especialista euskaldun y en Mondragón.

«Iba a la huelga de hambre»
...

Se nos caen las lágrimas al leer este caso. Un hombre, un heroe con la txapela enroscada en su sitio, ve su vida amenazada por tal vez un cancer de intestino, puede que mortal si se confirmara. Y como no le atienden en euskera, ¿que hace? ¿acaso ir a Vitoria?..No!!, se está 10 meses protestando porque no le atienden en euskera. Hacía mucho que no veíamos tales muestras de vasquismo puro; tan sólo los chicos de la gasolina han mostrado tanta convicción al defender con tanta inteligentsia sus puntos de vista.

Porque la cosa está muy clara, el euskera es mucho más importante que tratarse un posible cancer intestinal, así es el megavasco, el genuino hijo de Sabino. Y esto nos lleva al cogollo del asunto, ¿porque no todos los médicos, enfermeras, bedeles, barrenderos, etc saben a estas alturas euskera?. Lo de cumplir la ley en fin, ya sabemos que el Partido se la salta cuando le sale de las narices; el problema es claramente que no se ha invertido lo suficiente en euskera, apenas 1900 millones de euros en 10 años, una cantidad claramente precaria, y que explicaría este tema. Creemos sinceramente que es mejor vender un par de hospitales e invertir ese dinero en euskaldunizar a la población.

Desde el Cubil, proponemos a Kepa Elortza, vecino de Lepe Oñati, para el premio "Tonto de los cojones del año" Megavasco del año, y es que este patriota ha entendido perfectamente que el euskera está por encima de las personas, de la sanidad y de hasta la propia vida; fundamentos por las que el Partido lleva luchando décadas merced a la expulsión del español de la vida pública normalización lingüística.

Porque no hacen falta más médicos, ni más hospitales, ni mejor sanidad; lo que hace falta son euskoparlantes, y nada más. Por fin la sociedad empieza a entenderlo. Enhorabuena Kepa, ojala no sea nada, pero si tienes cancer, esperemos que sea un euskocancer, mucho más vasco y tratable que el cancer español. Si llega el caso, que te trate el médico que mejores notas haya sacado en el euskaltegi.


11 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Ya conocía la noticia, verdadera ella por si hay algún maketo por ahí que lo dude, de las fazañas de este paisano de Lope de Aguirre, hombre experto en cuidar ovejas como todos los que viven esa zona.

La Osakidetza socialista no está a la altura de tipos como éste, y si el que dirigiera eso fuera yo lo enviaba a hacer las pruebas esas a Arkansas o a Nevada en donde hay un montón de descendientes de pastores vascos que hablan vascuence.

Que el profesional del centro que realiza las pruebas oncológicas sea médico o cerrajero es lo de menos. Lo importante es que el atienda entienda a un tío como éste cuando va a mirarse el colon.

Lo de Premio Tonto de los Cojones del Año me parece poco. Merece el Premio Mundial al Tontodelculo, tenga tumor o no.

Señor Ogro. dijo...

Don Javier, alucinado que me quedé cuando leí esto. Un posible cancer nada menos, diagnosticado 10 meses más tarde (con lo importante que es verlo cuanto antes), sólo por la actitud TALIBAN de este tipo.

Es clarificador del tipo de mente que abunda en Vascongadas, y del tipo de "raciocinio" que pueden aportar a la sociedad.

Hay escasez de médicos, enfermeras, etc, pero a esta gente le da igual tal escasez; o que sean o no competentes. Lo importante, el euskera, por encima de todo.

Lo del premio mundial no estaría mal, pero tendríamos que aguantar las burlas de los extranjeros al darse a conocer tales palurdos.

Pussy Cat dijo...

Un chiste al hilo de esto del bloguero Alatriste en el Blog de Santi Gonzalez:

Alatriste dijo:
Jueves, 15 septiembre 2011 en 4:07 pm
¿Colonoscopia? ¿A mí con maketadas? ¡¡¡Exijo que se me haga una elkanoscopia.!!!

Javier Tellagorri dijo...

Muy bueno, PUSSY CAT.

Señor Ogro. dijo...

Pussy Cat, no está mal la idea, aunque conociendo el pensamiento cúbico de estos tipos (como en el mítico comic de SuperLopez contra los cabecicubos), se debería llamar euskal-elkanoskopia, o euskonoskopia.

A no tardar, los médicos llevarán txapela y saludarán al paciente con unos txalapartas, mientras la enfermera baila un aurrezku.

Reinhard dijo...

Yo creo que, más que un megavasco, estamos ante un macho de cojones que no quería por nada del mundo la introducción de objetos por el tercer ojo.

José Antonio del Pozo dijo...

Es alucinante la noticia a que haces referencia y a la que con tu ironia habitual sacas punta, señor Ogro
saludos blogueros

Señor Ogro. dijo...

Reinhard, caso de ser supermacho, lo es un poco raro, porque lo que quiere no es una mano maketa en su ánodo, sino una mano callosa de un buen pelotari, o la manaza de un levantador de piedras. En cualquier caso, alguien que en el momento adecuado le cante un irrintxu o le suelta un "epaaa".

Señor Ogro. dijo...

Don Jose Antonio, ya lo creo que es alucinante, pero como digo, tambien es ilustrativo del hueco sideral que el nazionalismo genera en el craneo. Es una trepanación en toda regla.

Natalia Pastor dijo...

Este hombre es un ejemplo vivo de lo que debe ser un euskaldun de pro, un dignísimo hijo de Arana y de madre que lo parió.
¿Qué mayor muestra de amor a Euskal Herria, al marmitako y al bacalao al pilpil que jugarse y poner en riesgo su propia vida al no encontrar un médico que le hable en euskera?.

Para un gudari la salud es lo de menos; si hay que morir, se muere, pero el médico habla en euskera por sus santos cojones.
Faltaría más.
Un monumento se merece ese hombre.
Gilipollas de la década como poco.

Yo Yo dijo...

Por supuesto yo en el lugar de este señor no habría esperado esos diez meses y me habría dejado operar por el medico hable o no Euskera y aunque hable solo Ruso. Por supuesto lo primero es salvar la vida.
Sin embargo, no por ello habría dejado de denunciar el atentado contra los derechos lingüísticos de la población vasco parlante, por mucho que les pese a la panda de borregos nacionalistas españolistas, que en estos párrafos de atrás aprovechan para cargar de tópicos burlas y mofas contra el Euskera y contra el pueblo vasco, contra gente que no se va a España a decirles que lengua tienen que hablar, mientras toda esta maquetada basura destila todos este desprecio hacia una lengua, una cultura y unos valores que no se meten con nadie.
Vinisteis de España a Euskadi a quitar el hambre y los piojos, y el ver un pueblo erguido que lucha por su libertad os produce tal complejo de inferioridad que reaccionáis así. No es de extrañar, enfrente vuestro la dignidad y la gallardía del pueblo vasco, mientras vosotros no sois mas que un atajo de cobardes comemierda, que por no reconocer el merito vasco sois capaces de uniros al mismo señor que os dio la patada y os obligó a huir de vuestra tierra.
Seguid así, vuestra actitud nos da mas fuerza, nosotros seguiremos con nuestra lucha, y llenando cada día mas vuestras vidas de complejos y de miseria, la miseria que vosotros mismos sois.